El Síndrome de inmovilidad puede ser el inicio o el final de muchas enfermedades en la persona mayor.
La falta de movilidad produce cambios en el ser humano: pérdida muscular (55% as 6 semanas), trombos, úlceras, etc. Puede aparecer de forma brusca o progresiva y es potencialmente reversible y previsible, si se detecta a tiempo.

El ejercicio físico es el principal factor para prevenir la inmovilidad. Su detección precoz y las adaptaciones del entorno favorecen los desplazamientos y estimulan el mantenimiento de la autonomía.

¿Que servicios te ofrecemos para tu necesidad?

Las distintas disciplinas de la geriatría (Médica, psicológica, fisioterapeuta, terapia ocupacional, enfermería etc.), aportan múltiples posibilidades de tratamiento, siempre orientadas a la prevención y en beneficio de la funcionalidad tanto física como cognitiva del mayor.
Estas intervenciones se adaptaran siempre a su perfil y necesidades y proporcionan al centro un valor añadido, haciendo del mismo un lugar activo

+ Otros servicios
+ Programas

Las distintas disciplinas de la geriatría (Médica, psicológica, fisioterapeuta, terapia ocupacional, enfermería etc.), aportan múltiples posibilidades de tratamiento, siempre orientadas a la prevención y en beneficio de la funcionalidad tanto física como cognitiva del mayor.
Estas intervenciones se adaptaran siempre a su perfil y necesidades y proporcionan al centro un valor añadido, haciendo del mismo un lugar activo